estados-unidos.com.es  
 
 
 
 
 
Washington...
 

El Estado de Washington, en el extremo noroccidental de los Estados Unidos - bordeando Canadá y el Océano Pacífico -, ofrece una oportunidad única a los visitantes de disfrutar de una mezcla ideal de la diversión de la ciudad con la emocionante experiencia del contacto con la naturaleza, todo a una distancia relativamente corta.

En la atractiva ciudad de Seattle, a orillas del Puget Sound, las atracciones de alta tecnología al mismo tiempo educan y entretienen a los pies del famoso ícono de la ciudad, la “Space Needle” o Aguja Espacial.

Si viajas al interior podrás explorar los magníficos parques nacionales, tres de los cuales están muy cerca de Seattle. La mayoría se agrupan en torno a los picos de las montañas volcánicas Cascades, y están formados por densos bosques, ríos, lagos y glaciares.

En verano, la verde región occidental atrae a miles de excursionistas, escaladores y ciclistas, mientras que en invierno sus pistas se colman de entusiastas esquiadores.

La parte nororiental del estado, del otro lado de la cadena montañosa de las Cascades, es desértica y caliente, con un aire seco y un paisaje que brinda una puerta de entrada a las Montañas Rocallosas.

El sureste está cubierto con campos de trigo y salpicado de idílicas ciudades históricas, mientras que el centro de la meseta del Río Columbia es una zona accidentada, esculpida por los glaciares e inundaciones de la Era del Hielo, caracterizada hoy en día por sus pintorescas escenas de sembradíos, lagos y huertos.

 

Ciudades...
 
Seattle...  
Seattle  
Seattle, conocida también como la “Ciudad Esmeralda” esuna de las ciudades más habitables del mundo. Sentada en el extremo noroeste de los Estados Unidos, casi en la entrada de Canadá, su combinación de agua, montañas y exuberante vegetación a orillas del Puget Sound, hacen de Seattle, una de las áreas urbanas más bellas de Estados Unidos. >>
 

 

 
  Washington...  
     
  Olympic National Park...  
     
 
El verdadero atractivo del Olympic National Park radica en su asombrosa diversidad. Pocos lugares en el mundo tienen tanto de todo: historia natural y humana, flora y fauna inusual, zonas desérticas y lugares para desarrollar todo tipo de actividades al aire libre. El parque se divide claramente en tres grandes áreas: las montañas glaciares del interior, la exuberante selva tropical de los valles del oeste, y la accidentada costa desierta. Es un paisaje tan exuberante que hace que una visita rápida sea casi imposible. Dado que no hay muchos caminos a través del extenso interior, se trata de un lugar teñido con un espíritu místico y primitivo.